Buscar este blog

martes, 15 de noviembre de 2022

Repudio total por el comportamiento al margen de la Ley de los Señores Andrés Mauricio Arteaga Felizzola y Jairo Francisco Casas Córdoba



Repudio total por el comportamiento al margen de la Ley de los Señores Andrés Mauricio Arteaga Felizzola y Jairo Francisco Casas Córdoba

 

Hace unas semanas fuimos abordados por dos compañeras de Colombia Móvil que estaban atravesando una penosa situación en la que fueron acusadas de hechos que degradan su integridad personal y laboral. En medio de las justificaciones más miserables, los sinvergüenzas Andrés Mauricio Arteaga Felizzola y Jairo Francisco Casas Córdoba han salido relacionándolas con unos hechos alejados de toda coherencia lógica, legítima y legal. Ahora resultaron este par de matreros tristemente célebres personajes, reclamando lo que nunca han aplicado. 

Por otro lado, y de manera categórica, rechazamos la forma como pretenden perseguir a nuestra dirigente Isabel Cristina Ortega Trujillo, compañera que tuviera la entereza de denunciar a la evasora de impuestos y causante de grandes desfalcos tributarios la multidenunciada Zulma Esperanza Acosta Martínez, quien en su maquiavélico plan, acabó con las mejores prácticas de los procesos tributarios de nuestras empresas y pretende desviar todas las investigaciones hacia quienes sí cumplen sus obligaciones y respetan la Ley. La señora en mención cree que nuestros procesos pararán con sus miserables acciones, pero que ni lo piense, porque lo que más estamos buscando con las pruebas que nos acompañan, es que toda la asamblea  delictiva que hemos denunciado pague por sus transgresiones al marco normativo. 

Asimismo, es nuestra obligación denunciar la manera como Andrés Mauricio Arteaga Felizzola, quien se incomoda cuando nos referimos a él como abogado en una mezcla extraña de temor con vergüenza por lo que hace en detrimento de esta noble profesión, acosó, como es su  costumbre, a nuestro valiente compañero Eduardo Jaime Cardona Valencia, a quien felicitamos por su postura valerosa frente a tan deplorable individuo. Resulta y sucede que el mansalvero personaje llegó al puesto de nuestro amigo a imponerle una condición verbal, pero se encontró con alguien que se le paró en su punto y obligó al mal llamado abogado a escribirle, como tenía que ser. 

El ambiente de zozobra e intimidación que han vivido nuestros compañeros principalmente en estas últimas semanas, en las que están siendo acosados y señalados de responsabilidades que sólo atañen a sus jefes, han causado graves daños en su integridad física, moral y reputacional, con efectos muy delicados que trascienden del ámbito laboral a su vida personal y familiar. 

Muy apreciados compañeros, Ustedes no están solas ni solo, desde nuestra CSGEPM los continuaremos acompañando y emprendiendo todas  las acciones a que existe lugar dentro del marco constitucional y legal que siempre nos ha distinguido. La contundencia de nuestros argumentos y documentos, sumados a los fundamentos que nos caracterizan no dejarán que prevalezcan las decisiones de los canallas perseguidores y acosadores laborales. Los organismos del estado, más temprano que tarde, tendrán que tomar las cartas que les competen. 

La imagen y honras de nuestros compañeros, serán nuestra más valiosa bandera en momentos que los títeres y sus titiriteros creen que están por encima del bien y del mal. Las pruebas que nos acompañan, y que piensan los abogados de la empresa que no son de nuestro conocimiento, tendrán un peso indiscutible en lo que continúa.  Nuestro Repudio total por el comportamiento al margen de la Ley de los Señores Andrés Mauricio Arteaga Felizzola y Jairo Francisco Casas Córdoba, no se quedarán en un simple comunicado.

 

“Si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo”

Albert Camus


Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo.

martes, 8 de noviembre de 2022

Antes se coge al mentiroso que al cojo


Antes se coge al mentiroso que al cojo 

La Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, acaba de sancionar a TIGO, con una multa de $1.268.000.000, que son equivalentes a 1.268 salarios mínimos mensuales legales vigentes, lo que corresponde a 33.364,91 Unidades de Valor Tributario  (UVT), y la misma se da porque las piezas publicitarias impuestas por Millicom afirman que su red móvil es la mejor de Colombia, lo que en realidad es un engaño. 

Debemos aclarar que esta condena es para Colombia Móvil, pero saldrá de las arcas de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., por decisión  de la ilegal e ilegítima administración que ejerce Millicom sobre UNE EPM Telecomunicaciones y todas sus filiales. 

La sanción de la SIC, poco o nada le interesa a Millicom. Ellos continúan tan rampantes por toda parte y hasta asistiendo a eventos gremiales colombianos donde se muestran muy interesados en las problemáticas de la sociedad.  Ese cinismo siempre va acompañado de alto nivel maquiavélico porque puede que les moleste restar $1.268.000.000 al dinero que ya tenían planeado sacar del país, pero ellos nunca “pierden” y eso lo recuperan mandando a bajar más cobre para venderlo como chatarra, no importa si cada vez dejen a “más colombianos desconectados”. 

Pero lo más simpático es que resulta que Millicom conoce muy bien eso de que “ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón”, entonces ahora envían a los contratistas encargados de bajar y cortar el cobre, con escoltas motorizados y así se aseguran de que no les roben su botín. Obviamente, este costo adicional, también lo pagan del bolsillo de UNE EPM Telecomunicaciones.  

Mientras Millicom deja sin servicio a muchas comunidades, porque para ellos no es “rentable”, llegan otros operados a montar infraestructura, pero las autoridades continúan sin atender las denuncias bien fundamentadas y con todo el material probatorio que les estamos haciendo de forma insistente.


Por muchas razones no podemos celebrar la imposición de una sanción de $1.268.000.000, en primer lugar porque es algo que se pudo evitar si las autoridades competentes actuaran en el debido tiempo y en la debida forma frente a nuestras denuncias y en segundo lugar porque el pago de dicha sanción se suma al ya altísimo detrimento patrimonial, porque se paga con capital público de UNE EPM Telecomunicaciones. 

La sanción de la SIC y las fotos que anexamos nos demuestran que antes se coge al mentiroso que al cojo, es por esto que nunca desistimos en nuestro trabajo por la defensa del patrimonio público y la moralidad administrativa y, a pesar de todas las presiones y mensajes, unos velados y otros muy directos, con los que quieren atemorizarnos, continuaremos defendiendo a los trabajadores, al capital público y a la soberanía nacional, ejerciendo nuestro deber y derecho a las denuncias con las debidas evidencias de las trampas, desvíos y negocios ilícitos que hace Millicom.


Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo.