Buscar este blog

lunes, 10 de agosto de 2020

Desenmascarando al Presidente del Concejo de Medellín



Desenmascarando al Presidente del Concejo de Medellín

Después de 20 de años de estar camuflado en las castas populares de Medellín , el presidente del concejo, el señor Luis Bernardo Vélez Montoya continua haciéndole el daño más grande a nuestra ciudad. Es de recordar que en el 2005 fue uno de los actores principales en la escisión de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., para hacerle un favor enorme a su idolatrado Sergio Fajardo Valderrama. Hoy las consecuencias de esta letal decisión son la amenaza más latente para EPM y nuestra compañía.

Para la época actual ha sido uno de los más incondicionales amigos del nuevo Showman Alcalde, que lastimosamente eligiéramos para unos cambios pretendidos para Medellín y sus entidades públicas, pero que con una amplia mayoría entre los que se puede contar, como siempre, el Señor Luis Bernardo, han aprobado en unas condiciones alejadas de toda la rigurosidad constitucional y legal un Plan de Desarrollo 2020-2023, que contiene todas las arbitrariedades tangibles en contra de Medellín y sus ciudadanos amparándose en la excusa del Covid 19.  Ahora ya anda diciendo que hay que pegarle una revisadita, aunque es claramente visible que la intensión es sacarse en limpio, lo único que evidencia y confirma es su irresponsabilidad al aprobar un proyecto que ni siquiera conocía, sólo por sus compromisos con el Alcalde.

Es de anotar que ni el Señor Alcalde ni personajes como Luis Bernardo Vélez Montoya, nos han engañado, por el contrario han corroborado el actuar miserable de quienes se esconden detrás de la fachada del juego electorero para justificar su accionar desfachatado, pérfido y traidor, perdiendo con ello la segunda oportunidad de que tanto hablan las relaciones humanas enseñadas en nuestros tiempos mozos en los colegios de buena estructura académica, y que nos sirvieran tanto a los que a la fecha somos dueños de una estructura social consciente y combativa.

El Señor Luis Bernardo Vélez Montoya como quiera que sea de la misma escuela de embelequeros y de insidiosos de la clase politiquera antiqueña, no escatimó esfuerzos, para poner el Esmad a disposición violenta en contra de muchos de nuestros compañeros y ciudadanos en una de las sesiones del Concejo de Medellín, antes de la cuarentena, cuando nuestros líderes sociales se pronunciaban, precisamente, denunciando las trapisondas de este indigno personaje. Las ambiciones dañinas y cómodas de su actuar no han podido ser escondidas, incluso, en algunas mesas en las que ha participado con su solapada intención impía y felona.

En la inmediata y pasada administración municipal logró camuflarse como secretario de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, en donde se vieron y desarrollaron todo tipo de abusos a la comunidad con desalojos violentos, persecución a líderes sociales entre muchos otros hechos repudiables sin que el farsante moviera un dedo para evitar los atropellos narrados. Actualmente como presidente del concejo, continúa mostrando su doble moral, pues recibió el proyecto para el cambio de objeto social de EPM muy en sigilo pero sí sale a reclamarle a la Asamblea de Antioquia por el caso de la FLA, estamos seguros que no es precisamente por defender el patrimonio público.

Este es apenas el inicio de lo que estamos Desenmascarando al Presidente del Concejo de Medellín, con su flamante y diario actuar en contra de nuestra ciudad y sus habitantes. Seguiremos con más detalles.

 “Bien puede haber puñalada sin lisonja, más pocas veces hay lisonja sin puñalada”

Francisco de Quevedo

Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo

lunes, 3 de agosto de 2020

El manguito rotador



El manguito rotador

Bien conocida es por todo el país la jugadita de un senador que se hizo elegir por los votantes de un lado para irse a servirle al sector más recalcitrantemente enemigo de los trabajadores y de los ciudadanos colombianos en general. El transfuguismo tan criticado y sentenciado cuando conviene, se convierte en una solución en momentos en que el engaño es la constante en un sistema electorero y avieso. De la experiencia narrada queda un consuelo, al personaje de esta corta historia le quedan pocos seguidores para reelegirse.

Caso contrario pasa en Medellín, en donde un personaje lleva 20 años jugando a la utilización de sus electores ingenuos, por decir lo menos, para hacerse elegir en el concejo de la ciudad, o para asirse a cargos públicos de altos salarios y de manejo de contratos onerosos, arrojando pésimos resultados en sus gestiones al punto de arremeter, con todas sus fuerzas con la ayuda de las herramientas criminales del estado colombiano contra todo aquel que quiera reclamar sus derechos ciudadanos.

La verdad es que el Señor Luis Bernardo Vélez Montoya, ha sabido jugar en la ruleta electoral que impone la Registraduría Nacional, cuando se ve bajo en seguidores recurre a sus artimañas poniéndose al lado de las minorías, para luego traicionar cualquier compromiso con quienes le hayan apoyado en sus campañas. Es de recordar que en el 2005 fue parte de los concejales que condenaron a UNE EPM Telecomunicaciones S.A. a escisión, aun sabiendas de lo que después vendría y de lo que hoy no se puede negar. En ese entonces andaba de la mano de Sergio Fajardo Valderrama, y cuando este le dio la espalda, logró camuflarse en cuanto rincón oportunista le dan resguardo.

También hay que reconocerle algo de viveza, pues han existido momentos en los que sabiendo que las oportunidades de ganar son mínimas se hace del lado de las minorías cuando interpreta que va a perder, quedando como un mártir que representa a los desfavorecidos que ingenuamente, cuando menos, salen a creerle sus mentiras y falsedades, mismas que en el primer descuido y adormilamiento pernicioso de estos votantes se las revierte aplicándoles con todo el rigor la sentencias del traidor sin escrúpulos. Es indiscutible que es un mago de juegos pirotécnicos pero con ciegos y ante quienes mantienen sus ojos vendados, o que cierran sus mentes con candado interno y externo.

Ahora aparece figurando como el todo poderoso Presidente del Concejo de Medellín, jalonando a toda marcha todos los proyectos que dejaran a nuestra ciudad, sus habitantes y empresas en la más cruel de sus crisis, pues a este señor lo que le importa es conseguir recursos económicos y financieros con las gruesas tajadas que recibe por ponerse del lado de quien llego a hacer negocios como alcalde, sin impórtales el futuro de nuestra ciudad. El ejemplo claro y patético de ello fue recibir muy calladito la solicitud de facultades especiales que solicitó Quintero Calle para cambiar el objeto social de EPM, que si no es por la presión que ejercimos varias organizaciones sociales ya le habría dado trámite.

Lo cierto es que Luis Bernardo Vélez Montoya como El buen manguito rotador continuará haciendo nombrar desde las clases pobres para ponerse al servicio de los que más dinero le paguen por sus viles acciones.

“Lo más hiriente de cualquier traición es que nunca es un enemigo quien la firma.”

Roberto Martínez Guzmán

Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo