Buscar este blog

lunes, 26 de junio de 2017

Otra vez con el viejo cuentico…

En los años sesentas se nos informó y convenció que el país entraba en la era más importante de la energía a nivel nacional, y que por eso el proceso de las hidroeléctricas comenzaba a avanzar de manera vertiginosa. Las Empresas Públicas de Medellín entraron, de lleno, en la era más promisoria que iba a abastecer de energía a todos los rincones más apartados. Según lo que se expuso, las familias tendrían cubiertas sus necesidades en materia de servicios básicos domiciliarios, debido a que muchos proyectos serian múltiples: agua y energía.

No podemos desconocer el posicionamiento que adquirieron Las Empresas Públicas de Medellín, a nivel latinoamericano, porque no solo confirmaron el buen suministro del agua y la energía, sino que ya habían construido el mejor sistema de telefonía que competía, únicamente, con Telecom. Hoy de estas entidades, UNE EPM Telecomunicaciones S.A. y Telecom ya sabemos en las manos inescrupulosas en que cayeron. Las multinacionales Movistar y Millicom, que prometieron el oro y el moro, no han entregado los resultados positivos que garantizaron al tomarse nuestros patrimonios públicos. Sin olvidar que nuestra casa matriz gozó de un prestigio indiscutible cuando se conservó como un ente unificado, en manos de unas, otroras y añoradas, excelentes administraciones.

Con la premisa antisocial de evitar el monopolio de estado en los servicios públicos, se empezó a manejar la idea de la competencia, que no tiene otra interpretación que abrirle camino al sector privado para que se tomara nuestros recursos naturales y entidades estatales. La descontextualización de la Constitución Política del 91, fue el eje apuntalador de las políticas más execrables. A esto no se nos puede escapar la separación de las telecomunicaciones, de Las Empresas Públicas de Medellín, bajo el supuesto de los cambios acelerados de la tecnología y de la necesidad de grandes capitales como apalancadores financieros, que nunca se vieron. Tautológicamente nos han vendido una cantidad de mentiras, con las cuales nos hemos perjudicado muchos y beneficiado una minoría llena de corrupción por todas partes. La suerte de unos pocos, ha sido en detrimento del país, del departamento y de nuestra ciudad.

Para nadie es un secreto que lo de Telecom, Isa, Isagen, Reficar, Aguas de Santa Marta, UNE EPM Telecomunicaciones S.A. con todas sus filiales, las mismas Empresas Publicas de Medellín, con las irregularidades denunciadas al igual que las de Ecopetrol, el caso Odebrecht, entre muchos otros, son negocios que han lesionado, a través de estafas, al erario. No existe en el país, quien salga a hacerse responsable de tan monumentales robos o atracos. Todo lo que nos han mostrado como unas soluciones a las crisis, se ha convertido en un martirio eterno, del que no podremos salir ni recuperar, como quiera que los cientos de billones de pesos perdidos, no se sabe a quienes les tocará pagarlos. Los culpables, delincuentes nacionales y extranjeros, por lo común mandos medios, apenas comienzan a aparecer.

Toda la disertación que estamos retrotrayendo, la hacemos ante la aparición de nuevas figuras que, en las Empresas Públicas de Medellín, ya sabemos qué significan y para donde van. Las conferencias y documentales dedicados a las tales energías limpias, como son las plantas fotovoltaicas y eólicas, tienen un solo sentido: negocios para unos muy pocos y desaparición de grandes inversiones y entidades estatales, bajo el supuesto de siempre: la aparición de acontecimientos tecnológicos que obligan a cambios en un corto plazo y la consecuente necesidad del concurso de grandes capitales, que nunca se ven. Ahora, ¿Por qué habríamos de creerles a quienes, toda la vida, nos han mentido? Recordemos: la primera vez que me engañes será culpa tuya, la segunda vez la culpa será mía. En nuestra casa matriz no tenemos la más mínima confianza en los que la están dirigiendo, ni riesgos! Y menos en un alcalde que ha mostrado, claramente, para quien trabaja, a quién le debe favores y qué ordenes vino a obedecer.

UNIGEEP nunca se ha negado a reconocer las necesidades históricas de los avances científicos, con toda la tecnología contenida en los mismos, pero es que observen desde ya esta afirmación: “la construcción de proyectos con energía hidroeléctrica son inviables por lo que implica comprar tierras en grandes extensiones” y no se habla de la cantidad de territorios que se necesitan para colocar las pantallas para la transformación de la energía solar, cuando por cada 10 Kv se requieren casi 600 Mts cuadrados de espacio libre para los paneles solares. Y ni se hable de las muchas hectáreas que se requieren para la colocación de los aerogeneradores, molinos de viento, para su funcionamiento. Sin contar las demás desventajas que estas opciones traen, entre ellas el desplazamiento de campesinos, quienes tendrán que vender sus propiedades a precios pírricos y dejar de sembrar los cultivos que requerimos para nuestra sostenibilidad alimentaria.

UNIGEEP ha conocido, por medio de fuentes muy cercanas y serias, que ya se comenzaron a contratar profesionales que tengan experiencia en cabildeo con senadores, representantes a la cámara y entes de control y que se puedan hospedar en Bogotá, incluso ya tenemos uno muy bien identificado. ¿A qué se deberá todo esto? ¿A acciones para favorecer al usuario? ¿A proyectos que tengan que ver con la repatriación de los capitales que se han sacado del país de manera fraudulenta? Ni ingenuos que fuéramos para creer tanta dicha. Otra vez con el viejo cuentico… de emprender propósitos para el bien nacional, regional y municipal, tendrá la finalidad de enriquecer a unos pillos de talla criolla y extranjera. Nuestra organización pone en conocimiento público, otra estafa inminente que se avecina y que conducirá, sin equivoco alguno, a socavar a Las Empresas Públicas de Medellín, a nuestra ciudad y a toda la ciudadanía.

Nota al margen: No nos convencen ni satisfacen las explicaciones que ha dado la administración de Las Empresas Públicas de Medellín, en cabeza de su Señor Gerente General, sobre el incendio en la Hidroeléctrica de Playas, que iniciara a las 03:21 p.m. del viernes 23 de junio de 2017, porque siguen sin aparecer los tres billones de pesos que girara el gobierno nacional, del cargo de confiabilidad, para el mantenimiento de las centrales de nuestra casa matriz. Este siniestro está ligado, obligatoriamente, a la falta de manutención y de reparación de las partes obsoletas y dañadas. Luego entonces, ¿Dónde está el dinero que le trasladara la nación a Las EE.PP.M, para evitar estos accidentes? ¿En qué paraísos fiscales está? ¿En cuales cuentas personales se halla?

“El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca”


JUNTA DIRECTIVA
UNIGEEP
 

Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo

No hay comentarios: