Buscar este blog

lunes, 18 de marzo de 2019

Por fin, ahora sí, se sella la verdadera, única y real unidad sindical



Por fin, ahora sí, se sella la verdadera, única y real unidad sindical

Con la llegada al movimiento sindical de toda clase de personajes dañinos y de todos los pelambres, que nunca han tenido un nivel verdadero de consciencia obrera, las interpretaciones tendenciosas no faltan. Comenzando porque rechazan el que les llamen obreros, creyendo distinta la venta de la fuerza de trabajo entre lo intelectual y lo material. Las razones para explicar y entender algo tan sencillo, desde la teoría del proletariado, es el que nunca llegaron al sindicalismo para luchar por los trabajadores y sus necesidades, sino para llenar sus bolsillos, entregar los derechos y conquistas por lentejas y arrodillarse ante las raponeras administraciones.

En el mismo orden de ideas anterior, los vividores y oportunistas del sindicalismo, no están interesados en aprender lo más mínimo, en cualquier sentido, por simple que sea o parezca. Por eso llegan a confundir las reales categorías en que se desarrollan las teorías en que se desenvuelve las tesis y praxis nuestras. Prueba de nuestra argumentación se corrobora cuando llaman unidad a cualquier tipo de estertor coyuntural que deviene de alguna situación que requiere de una solución inmediata, dándole a esta última una salida que, por lo regular, termina en un retroceso irremediable e incalculable, que afecta el mandato histórico que orienta y reclama nuestro movimiento: la unidad.

La unidad, en el terreno ideológico, solo se presenta entre aquellos que tienen un pensamiento filosófico que los identifica y los convierte en un bloque compacto e indivisible; lo demás son alianzas, acercamientos o sumas coyunturales que casi siempre acaban en oportunismos de un lado o del otro. No es viable la confianza entre los traidores conocidos y los que no han salido del armario, con los que a diario se juegan su vida para salvaguardar los derechos y conquistas del movimiento sindical y social de los pueblos. Luego entonces, no es posible caminar al pie de los que defienden las administraciones que están robándose nuestras empresas y despojando a nuestros trabajadores de sus éxitos y victorias históricas.

UNIGEEP, mediante un trabajo arduo e incansable, con hechos y pruebas irrefutables, ha dado un ejemplo conciso y preciso de lo que verdaderamente se llama unidad en todo el sentido ideológico disertado. La coherencia de su dirigencia, nunca ha entregado ningún derecho, ni conquista de nuestros trabajadores, así como tampoco se ha convertido en cómplice de las bandidas administraciones que nos tienen en las crisis actuales. Los compañeros que se sienten representados por nuestro sindicato, no han recibido ninguna decepción, y nunca han notado actuaciones que los hayan llevado a arrepentirse de la confianza depositada en nuestros líderes.

La experiencia demostrada, la credibilidad conseguida, la lucha categórica contra los ladrones de cuello blanco y la posición antagónica con los sectores traidores en el sindicalismo, han sido las que han motivado la unidad ideológica que se ha creado y consolidado entre UNIGEEP, UNITRATEL y SINTRAUNE_EPM. Nunca antes, en el Grupo Empresarial de EPM, se había logrado implementar una figura tan trascendental e importante, para enfrentar los difíciles momentos que estamos atravesando en nuestras empresas. Y lo mejor de todo, es que ya tenemos una Convención Colectiva de Trabajo propia que contiene todas las aspiraciones de todos y cada uno de nuestros afiliados.

El gran bloque construido por UNIGEEP, UNITRATEL y SINTRAUNE_EPM, se da justo en los instantes en que los trabajadores requieren de soluciones inmediatas y no de promesas mustias, falaces, entreguistas y felonas. La gran decisión tomada y esperada, ansiosamente, por la consciencia de clase que la solicita, tiene como contenido la experiencia, la lucha, la combatividad y las disposiciones unificadas, que nunca se dejarán componer la agenda, como tampoco permitirán que las administraciones ladronas y cochinas, y sus fraudulentos funcionarios, coloquen sus manos en nuestras rodillas para subirlas, después, por nuestros muslos, como si ha sucedido con quienes nos han vendido y traicionado, laboral y sindicalmente. Por fin, ahora sí, se sella la verdadera, única y real unidad sindical, para bien de todos los que han creído en nuestra insobornable, indeclinable, aguerrida, académica y profesional dirigencia.

“Unidos permanecemos de pie, divididos caeremos”
Esopo



               JUNTA DIRECTIVA       JUNTA DIRECTIVA        JUNTA DIRECTIVA
               UNITRATEL                  SINTRAUNE_EPM          UNIGEEP               


Para publicar o ver comentarios haga clic en “comentarios” en la parte inferior de éste artículo

No hay comentarios: